Blog

¿Quisieras saber cuáles son las preguntas que LinkedIn determinó como las más comunes en una entrevista laboral?

Este estudio nuevo de LinkedIn revela las 8 preguntas más importantes en una entrevista laboral (y cómo los candidatos excepcionales las responden)

Mientras que algunos entrevistadores disfrutan sobremanera el hacer preguntas inusuales en las entrevistas, o preguntas que parecen adivinanzas – aunque la ciencia muestra que hacer preguntas de este estilo es una pérdida de tiempo – la mayoría de las entrevistas siguen un patrón bastante similar. El entrevistador hace al menos alguna de las preguntas de comportamiento más frecuentes, o algunas preguntas orientadas a revelar los logros reales de los candidatos.

O hace solo una pregunta que dispara una gran conversación.
De todas formas, las entrevistas laborales, al menos en términos de preguntas realizadas, son bastante predecibles, lo que significa que prepararse para una entrevista es relativamente fácil, tanto para el candidato como para el entrevistador.

Es por esta razón que LinkedIn acaba de anunciar un nuevo conjunto de herramientas diseñadas para ayudar a los candidatos a prepararse para entrevistas laborales, identificando ocho de las preguntas más comunes en entrevistas laborales, así como también lanzar (en las próximas semanas) “un conjunto de muestra de respuestas a entrevistas, aprobadas por expertos, para ver cómo podrías encarar esas preguntas claves”. Lo cual es genial, pero esas respuestas de muestra estarán disponibles solo para miembros Premium de LinkedIn.

Entonces si no eres un miembro Premium y quieres un marco de referencia para ayudarte a responder lo que LinkedIn considera como las preguntas más frecuentes en una entrevista – o eres un entrevistador que desea tener la noción de lo que sería una gran respuesta – aquí hay una guía útil.

A continuación, las preguntas más frecuentes en una entrevista según LinkedIn, junto con mi opinión acerca de cómo responderlas. (si además buscas más preguntas y respuestas, revisa el posteo en el cual se basa este artículo, junto con uno de mis posteos más leídos, “Las 27 preguntas y respuestas más comunes en entrevistas laborales).

1. “Cuéntame acerca de ti”.

Como entrevistador, hay mucho que tal vez sepas: El Curriculum y la carta de presentación del candidato deberían darte mucha información, así como LinkedIn, Twitter, Facebook y Google pueden decirte más.

El objetivo de una entrevista es determinar si el candidato va a sobresalir en su trabajo, y eso quiere decir evaluar las competencias y actitudes requeridas para ese puesto. Haz las siguientes preguntas: ¿Necesita ella ser una líder empática? ¿Necesita ella llevar a tu empresa a participar en el mercado de valores?

Si tú eres el candidato, habla acerca de porqué aceptaste ciertos trabajos. Explica por qué los dejaste. Explica por qué elegiste cierta escuela. Comparte porqué decidiste ir a la universidad. Cuenta porqué pasaste dos años en el proyecto “Teach for America” y que obtuviste de esa experiencia.

Cuando respondas a esta pregunta, ata los cabos en tu Curriculum para que el entrevistador entienda no solo lo que has hecho, sino también por qué.
Si eres el entrevistador, tomate el tiempo para explorar el “por qué” detrás del “para qué”.

2. “¿Cuál es tu mayor fortaleza?”.

Esta es una pregunta perezosa: El Curriculum del candidato y su experiencia deberían poner sus fortalezas en evidencia.

Aún así, si se te formula una pregunta, provee una respuesta rápida, que vaya al grano. Sé claro y preciso. Si tienes una gran habilidad para resolver problemas, no digas solo eso: Provee ejemplos pertinentes al puesto, que muestren tus habilidades para resolver problemas. Si eres un líder con una gran inteligencia emocional, no digas solo eso: Provee ejemplos que comprueben que sabes responder la pregunta que no fue hecha.

En breve, no digas solamente que tienes ciertos atributos – comprueba que los tienes.

Si tu eres el entrevistador, solicita ejemplos que comprueben esos atributos mencionados. Si digo que soy increíblemente creativo, pídeme ejemplos específicos, las personas realmente creativas tendrán muchos de éstos.

3. “¿Cuál es tu mayor debilidad?”.

Cada candidato sabe cómo responder esta pregunta: Elije una debilidad teórica y mágicamente transfórmala en una fortaleza.

Por ejemplo: «Mi mayor debilidad es estar tan sumergido en el trabajo que pierdo noción del tiempo. ¡Cuando levanto la mirada cada día, me doy cuenta que todos se han ido a casa! Sé que debo ser más consciente del reloj, pero cuando amo lo que estoy haciendo, no puedo pensar en otra cosa”.

Entonces, ¿tu “mayor debilidad” es el hecho de que trabajas más horas que los demás? Genial…

Un mejor enfoque sería elegir una debilidad real, pero una en la que estás trabajando para mejorar. Comparte lo que estás realizando para sobreponerte a esta debilidad. Nadie es perfecto, pero mostrar que estás sinceramente dispuesto a auto evaluarte para luego buscar formas de mejorar, se acerca bastante a la perfección. Esto es exactamente lo que debería estar buscando un entrevistador.

4. “¿Por qué debemos contratarte?”.

Otra pregunta perezosa: Debido a que los candidatos no se pueden comparar a ellos mismos con su competencia, a los que no conocen, lo único que pueden hacer es describir su increíble pasión, deseo, compromiso y … bueno, básicamente rogar por el puesto.

Esto significa que, como entrevistador, uno no se entera de nada significativo – y definitivamente nada que ya no sepas.

Aquí vemos una mejor pregunta: “¿Qué sientes debería saber de ti que no hayamos hablado aún? O incluso, si pudieses volver a contestar una de las preguntas anteriores, ¿cómo lo harías esta vez?”.

Rara vez los candidatos llegan al final de una entrevista sintiendo que han dado lo mejor de ellos. Tal vez la conversación tomó un rumbo inesperado. Tal vez el entrevistador se focalizó en un aspecto de sus competencias e ignoró completamente otros atributos claves.

O tal vez los candidatos comenzaron la entrevista nerviosos y dubitativos, y ahora desearían poder volver atrás y describir mejor sus cualificaciones y experiencia. Además, piénsalo de esta manera: Tu objetivo como entrevistador es conocer lo más que puedas acerca de cada candidato, entonces, ¿no quisieras darles la oportunidad de asegurarte que lo hagas?

Solo asegúrate de que esta parte de la entrevista sea una conversación y no un monólogo. No solo escuches pasivamente y luego digas, “Gracias. Estaremos en contacto”. Realiza preguntas de seguimiento, pide ejemplos.
Y por supuesto, si te hacen esta pregunta, úsala como una oportunidad de resaltar puntos que no has podido tocar aún.

5. “¿Por qué quieres trabajar aquí?”.

Muchos candidatos tratan de dar vuelta esta pregunta y hablan acerca de cómo ellos beneficiarán a la empresa; ellos quieren trabajar en (nombre de la empresa) porque pueden ayudar a ésta a lograr sus objetivos.
Pero eso se da por sentado.

Los candidatos excepcionales hablan acerca de cómo ese puesto se ajusta perfectamente a lo que buscan lograr, tanto en el corto como en el largo plazo. Hablan acerca de encajar en la cultura de la empresa.
En resumen, pueden describir como sus objetivos están alineados a los de la empresa.

Aún así, esta es una pregunta difícil hasta para el mejor candidato, que tiene que responderla sin sonar adulador. Entonces si eres el entrevistador, considera hacer otras preguntas, como, por ejemplo, “Describe tu trabajo ideal” o “¿Por qué quieres dejar tu trabajo actual?” o “¿Qué tipo de ambiente laboral prefieres?”.

Las competencias importan, pero encajar es igual de importante, especialmente a largo plazo.

6. “Cuéntame acerca de una ocasión en la que mostraste liderazgo”.

Esta pregunta es muy amplia. Un mejor enfoque sería preguntarle al candidato sobre un desafío de liderazgo que haya tenido recientemente. O alguna ocasión en la que el candidato estuvo en desacuerdo con alguna decisión, y que ha hecho luego. O alguna ocasión en la que el candidato, sin que se le pida, haya asumido un rol informal de liderazgo.

Pero si se te hace esta pregunta, dice entonces: “Para mí la mejor forma de responder a esta pregunta es dando algunos ejemplos de desafíos de liderazgo a los que me he enfrentado”, y luego comparte situaciones en las que has lidiado con algún problema, motivado a un equipo o resuelto una crisis.

Explica qué hiciste – eso le dará al entrevistador una gran noción de cómo lideras.

Además, por supuesto, deja de manifiesto algunos de tus logros.
Y si el candidato habla acerca de roles en vez de acciones, indaga más profundo. Descubre qué hicieron. Después de todo, no estás contratando a un gerente de ingeniería, estás contratando a una persona que realiza las cosas importantes que se necesitan hacer.

7. “Cuéntame sobre una ocasión en la fuiste exitoso en un equipo”.

Aquí hay una pregunta que definitivamente requiere una respuesta relevante para el puesto. Si el candidato cuenta que fue parte de un equipo que mejoró su producción en un 18% en seis meses, pero está aplicando para un puesto de liderazgo en recursos humanos, esa respuesta es interesante, pero podría ser irrelevante.

Los candidatos excepcionales pueden compartir logros de equipo que lleven al entrevistador a imaginarse que han sido una parte exitosa de su equipo.
Pero eso puede ser difícil de determinar con solo hacer esta pregunta. Entonces, intenta algo diferente, pregunta: “Cuéntame sobre una ocasión en que un colega se enojó contigo. ¿Qué hiciste?”.

Eso te dará una noción de cómo el candidato actúa ante conflictos interpersonales. O pregunta: “cuéntame acerca de la última vez en que estuviste en desacuerdo con una decisión de equipo. ¿Cómo manejaste esa situación?”. Eso te dirá si el candidato puede aceptar y sostener una dirección con la que no está de acuerdo.

Piense en tu equipo. Piensa en el rol que va a cumplir el candidato perfecto en ese equipo.

Luego focalízate en hacer preguntas que revelen si el candidato tiene los atributos que necesitas – en vez de preguntas genéricas que rara vez revelan algo.

8. “¿Qué dirían tus colegas acerca de ti?”.

Yo odio esta pregunta. Es un completo desperdicio. ¿Qué esperas que digan los candidatos? “¿Soy una persona difícil?”.

Pero sí la pregunté una vez, y tuve una respuesta que realmente me gustó.
“Creo que la gente va a decir que lo que ves es lo que obtienes”, dijo el candidato. “Si digo que voy a hacer algo, lo hago. Si digo que voy a ayudar, lo hago.

No estoy seguro si le agrado a todos, pero todos saben que pueden contar con lo que digo y con lo duro que trabajo”.

No se puede superar eso.

Por Jeff Haden editor colaborador, Inc.@jeff_haden

Facebook Messenger